Post Invitado: ¡Regala esperanzas de vida!

by Teresa Garza on March 1, 2013

Por Alejandra Ramírez-LaBonte http://www.thehermosas.com/


¿Has pensado la posibilidad de dar vida aun después de tu muerte? No crean que es una pregunta tonta o que me estoy enfocando en algún tema religioso, no obstante, aunque parezca algo descabellado, no es imposible, y hago este preámbulo, para comentarles un poco, acerca de la importancia de la “Donación de Órganos”.

Para algunas personas, este tema ni siquiera vale la pena leerlo, y es precisamente a esas personas escépticas a quienes va dirigido (exceptuando y respetando  a quienes por razones de ideologías y creencias, no lo practicarían).
Pero antes quiero hacerles unas preguntas de reflexión: ¿Qué sucedería si tu hijo, madre, padre, esposo o algún otro familiar, dependiera de un trasplante de órganos para vivir? Harías hasta lo imposible por buscar el órgano y dinero que necesita ¿Verdad?
Por el contrario: ¿Qué pasaría si otra persona necesita de ti para poder sobrevivir? ¿Estarías dispuesto a donar alguna célula de tu ser para salvar su vida? ¡Ojalá que la respuesta sea positiva!
Cada día 18 personas mueren en Estados Unidos, en la espera de un trasplante. Esa es una estadística que podríamos reducir si cada uno aporta su granito de arena. ¿Cómo? ¡Registrándonos como Donantes! Aunque sé que muchas personas tienen miedo de donar, vale aclarar que un solo donante puede salvar 8 vidas y mejorar otras 50 mediante tejidos y corneas. Entonces… ¡Vale la pena donar! ¿Verdad?
Existen dos tipos de donaciones, Donación en vida y Donación después de la muerte. En la primera se donan tejidos, riñones, sangre y médula ósea, todas representan un mínimo riesgo para la donante y gran esperanza para el enfermo pudiendo así mejorar su calidad de vida, sin necesidad de esperar que se pierda otra. Ningún trasplante se hará sin antes no constatar que el donante sea una persona totalmente sana, que el procedimiento y acto heroico no afectará su salud y por supuesto, que haya compatibilidad con el paciente.
La segunda opción se lleva acabo exclusivamente a personas que hayan fallecido y que hayan aceptado que sus órganos sean repartidos entre aquellos que los necesiten y sean compatibles. La manera en que una persona se compromete a donar sus órganos al momento de su muerte es registrándose en un banco de órganos como LifeLink (Órganos) o DKMS (Médula Ósea), entidades que en donantes vivos,  tomarán muestras de tu ADN para guardarlas en su base de datos y que solo te contactaran cuando seas compatibles con algún paciente, para luego proceder a hacer las pruebas necesarias. También, puedes registrarte  mediante la identificación oficial o licencia de conducir de su país de residencia o dándoles instrucciones a tu médico en caso de ser un enfermo terminal. Los familiares también tienen derecho a disponer de los órganos del fallecido mediante una donación y está comprobado que esta acción los ayuda a sobrellevar mejor su pérdida por considerar que su familiar muerto sigue teniendo vida en otras personas.
¡Recuerda que donar es un acto de caridad y humildad! ¡Regístrate como donador! ¡Regala vida!

————

Alejandra Ramírez-LaBonte
Editor/ Founder
The Hermosas
URL:http://www.thehermosas.com/
FaceBook: thehermosas0
Twitter Handle: @thehermosas

{ 0 comments… add one now }

Leave a Comment

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: